La importancia de que tengas tu web actualizada. Cuándo y cómo hacerlo.

Mantener webs al día es posiblemente la labor menos grata que realizo. Mis clientes entienden que el hecho de que una web funcione es lo más normal del mundo; lo mínimo que cabría esperar. Y tienen toda la razón. Sin embargo, no siempre es así y por ello dicha labor es también importantísima.

El hecho es que si una web no tiene todos sus componentes actualizados (los plugins, el tema, la versión de WordPress, etc.) puede dejar de funcionar (bien) en cualquier momento. Quizás en un principio tan sólo se aprecie que va lenta pero llegará el día en que sencillamente dé error generalizado, en que no cargue.

So-co-rro.

Esto pasa habitualmente con aquel cliente que en su día no quiso que le hiciéramos el mantenimiento de su web. Y es que nosotros damos opción a que cada uno haga con su web lo que quiera sin necesidad de recurrir a nosotros. Lógicamente dentro de eso se incluye el no matener la propia web y también la opción de cargársela.

El día que ese cliente ve que su web no funciona, rápidamente se acuerda de mi y me llama en modo pánico. ¿Has visto alguna vez animales huyendo de un desastre inminente? Yo soy uno de ellos cuando escucho las palabras “la web no funciona y mis clientes no pueden acceder a ella”. El motivo es sencillo: en realidad me está diciendo que necesita que yo haga magia y además la lleve a cabo al instante porqué está perdiendo dinero.

Que dicha situación me provoque un punto de estrés es normal pues ante mi se presentan dos opciones: o bien le digo a mi cliente que me lo miro cuando tenga un hueco en mi ajetreada agenda, o intento solucionarle el problema tan pronto finalice la llamada. Lógicamente intento hacer lo segundo, pues soy consciente de que mi cliente envejece por momentos.

Hace unas pocas semanas me pasó una situación de éstas. Un cliente al que ya hacía casi un año que le habíamos entregado su web le dió por actualizar todos los componentes de su web de golpe. ¿Resultado? La web daba error y no era accesible. Tras esta última experiencia, he decidido dedicar un blogpost a explicar la importancia de actualizar tu web así como a darte unos consejos sobre cómo y cuándo hacerlo.

Si hace mil años que no tocas tu web hecha con WordPress, sigue leyendo.

Por qué hay que actualizar WordPress

WordPress es un software que se utiliza muchísimo en todo el mundo. Cada vez son más las webs que se crean con este potente CMS (actualmente, una de cada tres) y cada vez son más los datos que tiene que manejar y proteger. He puesto ‘proteger’ en negrita porque ese es el principal motivo por el que debes tener tu WordPress actualizado.

Como cualquier otro programa, WordPress contiene en ocasiones algunos errores. Los hay de dos tipos:

  1. Errores de seguridad: a veces se produce algún agujero de seguridad a través del cual un maleante puede realizar algún tipo de acción nociva contra tu web y tus usuarios. ¿Qué tipo de acción? Depende de lo que le permita hacer el agujero, el error. Pero lo importante para ti es saber que WordPress hoy en día obliga a las webs hechas con él a mini-actualizarse para corregir este tipo grave de errores de seguridad. Aún así, debes estar al tanto de si hay alguna actualización en este sentido y comprobar que efectivamente tu web está al día.
  2. Errores de funcionamiento: este tipo de error no pone en riesgo la seguridad de tu web sino su funcionamiento. Es decir, puede que alguna cosa no vaya bien o directamente no funcione. Ejemplos de funcionalidades que pueden fallar: la creación de un usuario, el envío de un email notificándote de que has recibido un comentario en una entrada de blog, modificar el contenido de una página, etc.

En términos de seguridad, si mantienes tu WordPress actualizado, proteges todo lo sigueinte:

  • Los datos de tus usuarios: no me refiero únicamente a los clientes que se registran en tu tienda online, también a los que simplemente rellenan un formulario de contacto.
  • Sus ordenadores: si tu web está hackeada, puede estar descargando malware en los ordenadores de tus visitantes sin que se enteren.
  • Tus datos de acceso (usuarios y contraseñas) y los de tu equipo.
  • Toda la red de equipos que tengas instalados en tu lugar de trabajo.
  • Evitas que Google te plante una página en rojo cuando alguien entra en tu web avisándole que esta web está infectada y que no vuelva jamás.

Este último punto lo habré visto un par o tres de veces. Imagina que a toda persona que quiere visitar tu web, Google le pinta su pantalla de rojo y le recomienda no proseguir pues tú web es insegura. ¿Qué imagen estaría dando tu negocio? Lógicamente muy mala, pues esto a nivel online afecta -y mucho- a la confianza.

Finalmente, existe otro motivo por el que debes tener siempre la última versión de WordPress: las mejoras. Resulta que, a medida que pasa el tiempo, WordPress mejora su código para ir más rápido y cada vez realiza más cosas. ¿Por qué no aprovecharte de estas mejoras?

Cómo actualizar WordPress

Lo primero que quiero hacer es advertirte de una cosa. Y te lo voy a poner resaltado porque es importante:

Actualizar una web con WordPress no es como actualizar tu móvil. O tu antivirus.

Así que si eres de clic fácil, abstente de ir al aviso en rojo que te aparece en el panel de administración de tu WordPress.

Aviso importante: NO actualices WordPress si no tienes experiencia o conocimientos sobre el CMS. En serio, te puedes quedar sin web.

  1. Realiza una copia de seguridad de tu web actual, incluyendo su base de datos. Esto te permitirá volver atrás si se rompe.
  2. Dirígete a Escritorio > Actualizaciones.
  3. Comprueba si tienes actualizaciones de plugins o del tema. Si es así, primero actualiza estos componentes (hablo de ellos más adelante).
  4. Instala la última versión de WordPress de forma automática desde Escritorio > Actualizaciones.
  5. Comprueba que tu web funciona: envíate un formulario de contacto, intenta editar una página, navega por tu web para cerciorarte de que todo está en su lugar, etc.

La importancia de tener al día los plugins

Además de WordPress, en tu web tienes una serie de pequeños programitas llamados plugins. Los plugins hacen funciones en tu web que el sistema base no realiza. Por ejemplo, envían formularios de contacto, te permiten tener una web multi idioma o poner en una página un pase de diapositivas.

Dicho de otra forma, por si aún no ves mucho la diferencia: WordPress sería como el Windows de tu ordenador y los plugins serían el Word, el Outlook, el Chrome/Firefox, etc.

Hay un plugin para cada cosa. Lo normal es que una web tenga un buen número de plugins. Y cualquiera de ellos puede tener errores de seguridad, de funcionamiento ó de compatibilidad con otros plugins. O puede que sencillamente un plugin tenga una actualización para hacer mejor su trabajo y/o hacer más cosas.

Cómo actualizar los plugins

  1. Realiza una copia de seguridad de tu web, incluyendo la base de datos. Es tu salvavidas.
  2. Dirígete a Escritorio > Actualizaciones.
  3. Te aparecerá un listado de los plugins con versiones más recientes. Cada uno de ellos indica si su nueva versión es compatible con tu versión de WordPress. Por ejemplo, no querrás instalar Office 2018 en un Windows XP.
  4. Actualiza los plugins.
  5. Comprueba que lo que hiciera cada plugin sigue sucediendo. Ejemplo: tu formulario de contacto sigue enviando correctamente los datos rellenados.
  6. Comprueba que la web en general va bien, por si la nueva versión de algún plugin genera problemas de compatibilidad con otros plugins.

Puede que haya algunos plugins que no puedas actualizar pues al intentarlo te sale un mensaje de error. Tranquilo, seguramente se trate de plugins que son de pago y que requieren de una licencia activa para recibir actualizaciones. Si es tu caso, comprueba de que (1) dispones de una licencia en vigor y (2) ésta está correctamente introducida en los ajustes del plugin.

Por último, cabe decir que existe la posibilidad cada vez menos común de que algún plugin de pago no tenga configurada la opción de ser actualizado de forma automática desde Escritorio > Actualizaciones, por mucha licencia que tengas y hayas introducido en el lugar correspondiente. En este caso, tendrás que actualizar el plugin de forma manual y por FTP. Te dejo este artículo para saber cómo conectarte a tu WordPress vía FTP.

Por qué hay que actualizar la plantilla

Además del CMS básico y los plugins, para funcionar, tu WordPress usa una plantilla. La plantilla le da el diseño a tu web: colores, tipografías, estilos, etc. De nuevo, tenerla actualizada es crucial para que tu web sea segura, rápida y tú disfrutes de las últimas prestaciones de la plantilla.

Es posible que tu web no esté funcionando bien porque la plantilla está desactualizada. Por lo que cuando tengas un problema con tu web, lo primero que vas a tener que comprobar es que la versión de la plantilla que usas es la última.

Cómo actualizar la plantilla

Aviso: no actualices tu plantilla si no tienes experiencia o estás familiarizado con el entorno de WordPress. Tu web podría dejar de funcionar.

  1. Realiza una copia de seguridad de tu web, incluyendo la base de datos.
  2. Dirígete a Escritorio > Actualizaciones o a Apariencia > Temas. Depende de la plantilla que utilices.
  3. Actualiza tu plantilla. Si es un tema premium, deberás tener introducida la clave de licencia y estar al corriente de pago para poder actualizarla.
  4. Comprueba que todo se ve y funciona bien. Seguramente deberás realizar algún reajuste de diseño.

Al igual que en el caso de los plugins, puede que tu tema premium no funcione con clave de licencia. En ese caso, descarga la última versión desde la web del autor y utiliza un programa FTP para actualizarlo de forma manual.

¿Cada cuanto debes actualizar tu web?

Para empezar debemos tener en cuenta que tanto en WordPress, como en plugins o en la plantilla pueden haber actualizaciones mayores y menores. A continuación te explico las diferencias:

  • Las actualizaciones mayores son aquellas que habitualmente conllevan cambios importantes en el componente. Por ejemplo, han reescrito el código para que todo fluya más rápido, o incorporan nuevas funcionalidades que te permitirán hacer más cosas. Sabrás que una actualización es mayor cuando la diferencia entre los números de versiones sea alta. Por ejemplo, si pasamos de la versión 4.6.2 a la 5.0
  • Las actualizaciones menores son aquellas que corrigen errores o introducen alguna novedad pequeña. Por ejemplo, si pasamos de la 4.6.2 a la 4.6.3.

Bien, pues cuanto menor es la actualización, más seguro es actualizar. Así que en general, las actualizaciones pequeñas deberías hacerlas cada poco tiempo. Si puede ser tras unos días después de la publicación de la misma, mejor. ¿Por qué te recomiendo esperar unos pocos días? A veces sale una nueva actualización e inmediatamente se descubre algún error que se corrige poco después con otra mini actualización.

Las actualizaciones mayores son otro tema. Solamente deberías realizar actualizaciones mayores cuando te hayas asegurado de que todos los componentes (WordPress, plantilla y plugins) son compatibles entre sí en su última versión. Casi ná.

Además, cuando una actualización es muy grande (como la de WordPress 5.0) a veces es necesario antes haber realizado una actualización menor previa (WordPress 4.9) porque si no, no funcionará. Es decir, no podemos pasar de tener un WordPress 3.8 a un WordPress 5.0 🙂

Sería conveniente que cada mes le echaras un vistazo a fondo al estado de tu web para mantenerla siempre actualizada.

¿Quién debe actualizar tu web?

Como he mencionado anteriormente, nosotros fomentamos la autogestión entre nuestros clientes. Para ello, entre otras cosas, les enviamos un videotutorial completo al entregarles su nueva página web.

Por lo tanto, si te ves capaz de hacerlo tú mismo, ¡adelante! Eso sí, previo a ello te aconsejo informarte de cómo realizar una copia de seguridad de tu web y de cómo restaurarla en caso de necesidad.

En cambio, si tú prefieres ocuparte de otros asuntos de tu negocio y no estar preocupado por pifiarla, lo mejor es que se encargue quién te hizo la web. Pregúntale si ofrece algún servicio de mantenimiento de webs.

¿Por qué? Porque esa persona conoce todas las herramientas que te puso, sabe si se siguen usando o te puede recomendar otras más modernas y actualizadas. Y es que puede pasar que hace 2 años un plugin fuera la leche pero dejara de actualizarse hace 10 meses. En este caso, quien te hizo la web es el que mejor y más rápidamente puede recomendarte una alternativa.

También puede que en tu web tengas una customización a nivel de CSS o alguna funcionalidad PHP. Si tú actualizas la web por tu lado, puede que pierdas estas customizaciones o directamente puede que tu web deje de funcionar.

Carolina, la diseñadora del equipo, siempre dice que sus webs son sus pequeños hijos. Y de momento, con más de 60 webs en la espalda, se acuerda de cada uno de ellos 🙂

Además, quienes nos dedicamos a esto siempre estamos aprendiendo cosas nuevas y mejorando. Cuando un cliente nos pide que le actualicemos la web siempre aprovechamos para ver cómo está todo y si hemos aprendido una forma más limpia de hacer las cosas, la aplicamos.

Conclusión: actualiza tu web con WordPress

Pues eso, que más vale prevenir que curar. Hemos visto webs que llevaban dos años sin actualizar y al querer actualizar se han roto. Por eso, si esta es la primera vez que piensas en este tema y tu web con WordPress tiene un tiempo, no deberías perder un minuto en ponerte manos a la obra.

¡Gracias por leer y hasta otra!

Por cierto, por si te lo estabas preguntando: no actualizamos ni mantenemos webs que no hayamos realizado nosotros. Lo digo porque es muy habitual que nos pidan este servicio, pero desgraciadamente no podemos responsabilizarnos de webs que no sabemos cómo se hicieron en su día.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Sobre el autor/a de este artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos artículos de diseño web

Cómo afecta el RGPD a mi web

Cómo afecta el RGPD a tu web

¿Últimamente recibes correos de empresas solicitándote el consentimiento para seguir enviándote información? Imagino que sí. También es probable que hayas entrado en tu Facebook o