Guía para escoger un buen alojamiento web (y cuanto cuesta)

Algunas veces me encuentro con la incómoda situación de no poder publicar un proyecto debido a las características del alojamiento web del cliente. Y es un follón, pero lógico, considerando que la mayoría de empresas sólo piensan en gastar lo menos posible en hosting. El cliente ha pagado mucho dinero por su flamante web o tienda online y se encuentra que tiene que hacer ajustes en su hosting para que funcione bien. ¿Quieres que no te pase? En esta guía te explico cómo decidir qué hosting web te conviene y cuanto cuesta.

Actualización 19/04/2017: añado nuestra recomendación de proveedor de alojamiento web al final del artículo.

Lo primero: ¿qué es un alojamiento web o hosting web?

Cuando ves una página web, tu navegador está leyendo código escrito en un montón de diferentes lenguajes y convirtiendo ese código en algo con cara y ojos: botones, columnas, formularios, etc.

El código fuente y las imágenes de una web no dejan de ser archivos, un montón de ellos organizados en carpetas, y necesitan un lugar para vivir. Igual que tu tienes tu casa o tu piso, una web necesita de su propio hogar.

guía para escoger alojamiento web

Dejando el símil inmobiliario a parte, una web está en una máquina llamada servidor, que es como un ordenador. De hecho, si quieres, puedes alojar tu web en tu torre de ordenador (eso sí, irá fatal y lenta). Un alojamiento web no se difiere de otro por tan sólo la capacidad de almacenaje, sino por una serie de requisitos técnicos similares a los de tu ordenador que determinan el funcionamento de tu web: sistema operativo, CPU, memoria RAM asignada, espacio, etc.

Considera tu web como un videojuego moderno: seguro que si quieres jugar con él en el ordenador de tu oficina casi que ni se te abrirá. Ves al MediaMarkt y mira los precios de un PC Gamer, seguramente te cueste lo mismo uno de esos que 5 PCs para oficina. Pues no quieras meter un pepino de web en un alojamiento web cutre, o al menos no te esperes que rinda bien.

Tu hosting lo tienes con una empresa que se especializa en dar ese servicio: simplificándolo mucho, podemos decir que monta salas con servidores modernos, bien gestionados a nivel de software y con una conexión de Internet que ya me gustaría a mi tenerla. Además de proporcionarte un lugar para los archivos de tu web, te incluye otros servicios como la detección de malware, soporte,  copias de seguridad, etc.

En pocas palabras: un proveedor de alojamiento web (o hosting web) asigna a tu web unos recursos del total de los que dispone un servidor.

Existen diferentes tipos de hosting web

Tu proveedor de hosting configura diferentes paquetes que comercializa a diferentes tipos de cliente, según las necesidades de cada uno. El motivo es sencillo: la web de tu negocio no necesita lo mismo que Booking.com, mucho más visitada y compleja, y que por ende necesita de muchos más recursos.

La forma más sencilla de escoger el alojamiento es averiguar qué tipo de alojamiento web necesitas y luego buscar en las diferentes empresas que lo ofrecen. Te aconsejo mirar en varias y comparar.

Vale, llevo ya muchas palabras y aún no te he dado la chicha que esperabas. Lo siento pero es que es importante saber 4 pinceladas antes de profundizar. Ahora viene lo bueno, lo prometo. Los precios son orientativos, los determino en función de lo que he ido viendo a lo largo de mi experiencia.

Alojamiento web compartido

Desde 1€ (emojis-momo_10) hasta 20€ mensuales.

Es la solución más barata y utilizada, válida para webs con poco tráfico o para principiantes. Pero es la de peor calidad. Me explico.

¿Recuerdas que un servidor es como un ordenador? Pues en un alojamiento compartido, tu proveedor pone muchas (o muchísimas) webs en un mismo servidor, en una misma máquina, por lo que los recursos que puede destinar ese servidor a cada web son limitados. Puedes estar compartiendo recursos con otras decenas de webs, cientos o miles. Fíjate que he dicho compartir: si yo a una máquina le pongo 10 GBs de RAM, por decir algo, y tengo 10 webs en esa máquina, no quiere decir que cada una utiliza 1 GB en exclusiva, sino que las 10 webs comparten los 10 GBs. El problema viene cuando una sola web tiene muchas visitas o consume muchos recursos.

Imagina que una sola web consume el 75% de los recursos de ese servidor. Esto deja a las otras 499 webs con el 25% de los recursos. Esto es el equivalente a tener un vecino horroroso en un bloque de 10 plantas de pisos: todo el día acapara el ascensor, pone la música a tope toda la noche, rompe la cerradura del portal…

Bonus spammers: imagínate además que todos los vecinos compartís una misma dirección postal, que nos os diferenciais por pisos, plantas o escaleras. Ahora imagínate que ese vecino cabrón se dedica a enviar cartas a gente de todas partes que no las han solicitado y encima en muchas de esas cartas, las intenta timar o les envía contenido que raya la ilegalidad. ¿Qué reputación tendría la globalidad de tu vecindario por la acción de un sólo vecino? Pues esto es lo que puede pasar -y pasa- en un hosting web compartido: la reputación de la IP (que la tiene el servidor) depende del uso que haga cada una de las webs alojadas en él. Si hay mal uso, la reputación de la IP es mala y aunque tú no hayas hecho nada, tu email puede acabar en la carpeta SPAM del destinario. ¿A que te suena?

A esto añádele que como más barato sea el alojamiento compartido, menos recursos se asignan a cada web, y por lo tanto peor será la calidad del servicio.

Me pasa, muy a menudo, que descubro que los servidores compartidos baratos son antiguos, desactualizados y no pueden alojar webs nuevas que requieren recursos de hoy en día. Con lo que cuando un cliente quiere poner una nueva web en su servidor, simplemente, peta. Tiene que cambiar de servidor y eso le supone unos costes añadidos que pueden superar incluso la anualidad que paga. ¿Dónde está el ahorro?

Si tu web está en un alojamiento compartido y ves que va muy lenta, contacta con tu proveedor de hosting y coméntaselo. Si estás en una buena empresa, te moverá a un servidor con mejores y menos vecinos, aunque nunca sabes en qué momento puede volver a torcerse la convivencia.

Servidor privado virtual VPS

Desde 30€ hasta 70€ mensuales

Este tipo de alojamiento es bueno para aquellas empresas que se preocupan por la experiencia web de los que visitan la web de su marca. En este caso sigues en un servidor compartido, pero la forma de compartir el espacio es mucho mejor. Digamos que es comparable a vivir en una urbanización con casas independientes. Probablemente es el servicio de alojamiento web más equilibrado, ya que se encuentra a caballo entre el alojamiento compartido y el dedicado.

alojamiento web servidor privado virtual

En este caso, los recursos del servidor, se reparten de forma equitativa entre cada web alojada. Imagina que hay 4 webs alojadas en un mismo servidor. No puede haber una web que ocupe el 75% de los recursos de la máquina, puesto que como mucho tiene un 25%. Así disminuimos los efectos de tener un “mal vecino“.

Además, en los alojamientos VPS se alojan muchas menos webs que en los dedicados, por lo que el rendimiento es siempre mejor.

Por último, el servicio es escalable, de forma que si necesitas más recursos, puedes tenerlos en pocos minutos. Aunque naturalmente, pagarás más.

Servidor dedicado

Desde 50€ al mes hasta los…. vamos a poner 500€ (por darte una cifra)

Con este servicio mitigas completamente el efecto de estar alojado con otras webs que son malas vecinas, puesto que todo el servidor es para ti. Es el paquete más caro de hosting web, pero el más rápido y profesional.

Un elemento que influye mucho en el precio es si el servidor dedicado está administrado o no por el proveedor de hosting. Si no lo está, te encargas tú de la seguridad, el mantenimiento, etc.

Generalmente, no creo que sea necesario si no excedes de las 100.000 visitas mensuales (lo cual es muchísimo, felicidades si las excedes).

hosting web servidor dedicado

Una gran ventaja es que puedes escoger y configurar completamente la máquina a tu gusto. Por lo que no habrá problema en poner cualquier tipo de web y que funcione correctamente. Por eso me cuesta tanto dar un precio máximo. Dependerá de lo que quieras tú.

Obviamente, al estar tú sólo, tienes el 100% de la capacidad de la máquina: máxima velocidad, máximo procesamiento.

Conclusiones y recomendación

No creo que haya que gastar mucho dinero para tener un buen paquete de hosting. Pero sí un mínimo. Por experiencia, huye de los que son demasiado baratos. Como dice toda madre: “Lo barato sale caro”. Huye de lo que diga que tienes algún recurso del hosting web ilimitado, de los hostings casi gratis, etc. Si es que tu marca te importa, claro.

Mi último consejo: trabaja siempre con proveedores finales de hosting y prescinde de intermediarios, te hará la vida mucho más fácil. El intermediario es quien te revende a ti un paquete de alojamiento que él contrata a su vez al proveedor real de hosting web. Contrata tú directamente el alojamiento con el proveedor de hosting. Una vez hecho eso, otros pueden encargarse de gestionarte el alojamiento, si es necesario.

Y si quieres nuestra recomendación, pásate a Siteground. Como parte de nuestra renovación web de marzo 2017, decidimos cambiar de proveedor de hosting. No es que estuviéramos descontentos con el que teníamos (Dinahosting), pero sí queríamos mayores y mejores prestaciones por un precio similar. Ello lo obtuvimos al cabo de poco de migrar nuestra web a Siteground, por lo que puedo recomendarte tranquilamente que los escojas como tu nuevo alojamiento web.

¿Tienes alguna duda o quieres aportar algo a la guía? ¡Deja un comentario! EmojisMOMO smile

Guía para escoger un buen alojamiento web (y cuanto cuesta)
Valora este post

 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Sobre el autor/a de este artículo

10 comentarios en “Guía para escoger un buen alojamiento web (y cuanto cuesta)

    • Pues como indica el artículo, ¡depende de lo que quieras Antonio! Te doy precios orientativos pero también influye qué proveedor escogerás.

  1. Muchas gracias por la información, nos parece super interesante, ya que vamos a realizar cambio de web por la lentitud de carga y otros motivos y son muy de agradecer todos estos conocimientos
    gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos artículos de diseño web

Cómo afecta el RGPD a mi web

Cómo afecta el RGPD a tu web

¿Últimamente recibes correos de empresas solicitándote el consentimiento para seguir enviándote información? Imagino que sí. También es probable que hayas entrado en tu Facebook o