5 errores molestos en una página de contacto que no debes cometer

Imagino que uno de los objetivos que trabajas en tu página web es el de ponerte en contacto con clientes potenciales. Y seguramente lo hagas mediante la típica página de contacto. En esta entrada de blog te explico cinco errores que no debes cometer, los más molestos que hemos visto estos últimos años como diseñadores web.

#1 · Tener sólo un formulario de contacto

Si tu página de contacto consta de tan sólo un formulario de contacto y de nada más, no estás siendo útil a una gran parte de tus clientes potenciales.

Siempre habrá quien no entienda cómo funciona un formulario. Pero serán muchos más aquellos a quienes sencillamente no les gusta rellenar uno. Yo mismo por ejemplo evito siempre los formularios de contacto. ¿Mi motivo particular? Me gusta tener una copia de los mensajes que envío y por ello opto por escribir emails.

Debes proveer siempre de otras vías de contacto como una dirección de correo electrónico y/o un teléfono.

Te dejo algunos formularios de contacto que debes evitar a toda costa:

  • El formulario muy largo: la gente se pierde en él o simplemente no tienen el tiempo requerido para rellenar todos los campos. Haz que tu formulario sea corto y claro. Vamos, que vaya al grano de lo que más te interesa.
  • El formulario no responsive: éste lo vemos un montón. Hay ocasiones en que la página de contacto sí es responsive… menos el formulario, lo cual te fastidia toda la experiencia móvil de la página entera. Y por supuesto olvídate de recibir unos cuantos formularios, pues tus clientes potenciales no harán el Moonwalk con sus dedos sobre la pantalla de su smartphone para rellenar un formulario no responsive que no les facilita la tarea.
  • El formulario que no confirma: éste también esta muy extendido. Tu cliente potencial rellena el formulario, le da a enviar y lo único que pasa es que los campos vuelven a estar vacíos. ¿Se ha enviado? No tiene ni idea y por ello puede que te haga llegar otro, por si acaso. Pon algún mensaje de confirmación del envío o envíale un email automático que avise que todo ha ido maravillosamente.
  • El formulario que no funciona: parece algo básico, ciertamente. Pero dime, ¿cuánto hace que no te enviaste a ti mismo un formulario a modo de prueba?o peor aún, el que parece que no funciona. Peor porque es preferible que tu cliente potencial sepa que hay un error (da pie a que te contacte por otras vías si las has puesto a su disposición) que no que no sepa si el mensaje se ha enviado o no.
  • El formulario que no existe: una página de contacto sin formulario de contacto es igual de mala que una sin una dirección de email. Es posible que el visitante de tu web no pueda acceder a su cliente de email por razones de privacidad, de seguridad o simplemente no recuerda la contraseña que tiene apuntada en un post-it al lado de su ordenador de la oficina.

 

#2 · Nombres raros para tu página de contacto

Seguro que a ti también te ha pasado en alguna ocasión: te has tirado un buen rato en una web buscando dónde está la página de contacto. Algunas veces el motivo es que no hay un enlace directo desde el menú y otras porque tiene un nombre raro como “Dónde estamos” o “Localización”.

El hecho es que “Localización”, su nombre así lo expresa, indica que en esa página dices dónde estás. No necesariamente incluye la posibilidad de contactarte.

Asegúrate por lo tanto de hacer lo siguiente:

  • Añade un ítem “Contacto” en tu menú principal y/o en el pié de página.
  • Dale una dirección URL comprensible a tu página de contacto tal que tuweb.com/contacto.

Yo personalmente no busco ya más allá. O bien me facilitas rápidamente cómo contactarte o vuelvo a Google a por la siguiente empresa que haga más o menos lo mismo que tú.

Lo mejor es que el enlace a tu página de contacto esté visible tan pronto tu comprador potencial aterriza en tu web. Es decir, en la parte de la web que se ve con tan sólo cargarla, sin tener que hacer scroll. Por otro lado, debo decir que un enlace en el pie de página es un uso habitual, tanto si lo pones como un enlace extra como el principal.

Ah, y ya para acabar de comentar este error, haz que el título de esta página sea “Contacto” o una variación de éste, como “Contáctanos”. No utilices “Pongámonos en marcha” o “Hagamos negocios” o cualquier otro título raro que no haga referencia inmediata al objetivo de la página. ¿Por qué? Porqué los segundos títulos confunden a las personas incluso desde la misma página de resultados de Google.

Deja lo más claro posible que la página de contacto es la página en la que tus compradores potenciales pueden contactarte.

#3 · Información no actualizada

Como todas las otras páginas de la tu web, tu página de contacto necesita un poco de cariño y de cuidado de vez en cuando. ¿Trasladas tu oficina? Actualiza la página. ¿Tienes un nuevo comercial? Cambia la foto y la dirección de email del que muestras. Asegúrate que la información es siempre correcta y está al día.

No te tomes esto a la ligera porque creo que esto de la información desactualizada es uno de los errores en la página de contacto que elegimos ignorar en alguna ocasión. “Lo cambiaré un día de estos”. “Está en mi lista de tareas”. ¿Te suena? A mi también. Pues no, actualiza los datos cuando estos cambien.

No sólo estarás informando bien a tus clientes actuales y a tus clientes potenciales, también a Google.

#4 · Tus clientes no pueden contactarte por privado

En alguna ocasión he visto cómo en la página de contacto sólo has dos vías de contacto: “Déjame un comentario aquí debajo” y enlaces a las redes sociales.

Sí, has leído bien: existen páginas de contacto que utilizan un sistema de comentarios (algo público) como un formulario de contacto (algo en teoría privado). Reconozco que esto es algo poco frecuente pero gravísimo si es tu caso.

Lo de lo poner enlaces sociales en la página de contacto sí es una práctica muy común y no entiendo el por qué. Entiendo que sólo tiene sentido si quieres que tus clientes potenciales te contacten por, por ejemplo, Twitter y que tú revisas continuamente tus redes sociales en búsqueda de preguntas.

Si mencionas Instagram en tu página de contacto y no revisas Instagram al menos una vez al día, lo más probable es que tú mismo no consideras esta red social como una vía de contacto real. Si es así, no deberías enlazarla desde tu página de contacto. Tiene sentido, ¿verdad?

Los clientes potenciales que quieren hablar contigo probablemente sólo quieran hablar contigo. Asegúrate que pueden.

El escenario ideal es el de las dos opciones para contactarte de forma privada (formulario y dirección de email ó número de teléfono serían un buen comienzo), de forma que si una falla tus visitantes pueden utilizar la otra.

#5 · No tener página de contacto

Si me dieran un euro cada vez que visito una web y no tiene una página de contacto… Lo he dicho antes y lo diré de nuevo: toda web debería tener una página de contacto. No me ha convencido ningún argumento en contra.

La mayoría de las páginas web están concebidas para interactuar con los visitantes: hacer que compren productos o que aporten información. Pero siempre éstos pueden tener preguntas adicionales o propuestas de negocio interesantes para ti. Asegúrate que les dices claramente cómo contactarte.

Probablemente éste es el error más obvio en relación a las páginas de contacto, pero simplemente siento la necesidad de mencionarlo.

Extra: algunos errores más

Quizás te preguntes: “Pablo, ¿hay algunos errores más en páginas de contacto que puedas compartir?”

Claro que sí. Y si me preguntas lo mismo otro día, probablemente venga con otros errores diferentes. Los que he expuesto aquí arriba son los que creo que son los más molestos. Pero qué me dices de:

  • “Este captcha es horroroso y lo que pone no lo lees ni tú. Una lástima pero paso de dejarme la vista para contactarte.”
  • “Yo sólo quería contactarte pero en esta página me distraes con vídeos, transiciones y otras historias”.

Y ahora tu turno:

¿Qué te molesta a ti en las páginas de contacto? ¿Has aplicado en tu web algo de lo que he expuesto?

Facebook
Twitter
LinkedIn

Sobre el autor/a de este artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos artículos de marketing online